CREENCIAS
CREENCIAS
 

Nuestras creencias moldean la forma en que vivimos y pensamos. También forman parte de una narrativa que le da significado a nuestras vidas y a las comunidades a las que pertenecemos. Esta narrativa la encontramos en la Biblia. En ella descubrimos verdades acerca de Dios, de toda su creación y nuestra identidad en Cristo. ¡Te invitamos a descubrirla!

 

El autor de la Historia: Dios

Dios existe y se ha dado a conocer a la humanidad a través de su Palabra, la cual está contenida en el Antiguo y Nuevo Testamento. En ella encontramos enseñanzas infalibles que nos ayudan a crecer en nuestra fe y en nuestro caminar con Dios.
Además de su Palabra, Dios se ha revelado al mundo a través de su hijo Jesucristo, a quien podemos conocer de manera íntima gracias al poder del Espíritu Santo que vive en nosotros.


Los Personajes: Dios y Las Personas

La Biblia nos relata la historia de Dios y la humanidad.
Los seres humanos fuimos creados a imagen de Dios para reflejar su naturaleza y carácter y para relacionarnos con Él y con el resto de la creación. Si hay algo que creemos firmemente es que Dios es un Dios de relaciones. Esto lo vemos reflejado en su propia naturaleza, la cual existe en tres diferentes personas: Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Esta Trinidad es inseparable, ya que Dios existe como una comunidad eterna de amor.


El Conflicto: El Pecado y sus Resultados

A pesar de que fuimos creados a imagen de Dios, el pecado ha distorsionado esa imagen y nos ha alejado de Él, de nuestra verdadera identidad y de todos los que nos rodean. De esta manera, el pecado ha distorsionado la perfecta armonía que Dios tenía destinada para su creación.


El Salvador: Jesús y La Misión De Dios

Dios ha redimido al mundo a través de la obra de su Hijo Jesucristo, quien es Dios hecho hombre, 100% humano y 100% divino.
Él es el Rey prometido en el Antiguo Testamento y quien trajo el reino de Dios a la tierra para redimir al mundo. Jesús es el Sacerdote que actúa como mediador entre Dios y su creación y quien intercede por nosotros en todo momento.


El Centro: Jesús y La Salvación

Dios envió a Jesús para solucionar el problema del pecado de una vez y para siempre. Esto lo hizo a través de su vida en la tierra, su muerte en la cruz, su resurrección y su ascensión, enviando posteriormente al Espíritu Santo.
Cristo murió en nuestro lugar, logrando así el perdón de nuestros pecados y el triunfo sobre la muerte y la oscuridad espiritual.
Entramos al reino de Dios a través de la fe, lo cual significa confiar en Jesús y su obra y reorientar nuestras vidas hacia Él.
La salvación es un regalo de Dios que es otorgado por gracia y recibido por fe.


El Regalo: El Espíritu Santo y Una Vida Nueva

Cuando aceptamos a Jesús por fe nos volvemos una nueva creación, la vieja naturaleza se queda atrás y empezamos una vida nueva que se extiende hasta la eternidad.
El Espíritu nos da un corazón nuevo y nos ayuda a vivir una vida de obediencia y colaboración con Dios, impulsándonos a vivir de tal manera que reflejemos el carácter de Cristo y su amor por toda la creación.


La Resolución: La Iglesia y El Futuro

La iglesia es la presencia física de Cristo en la tierra. Es una gran familia, el pueblo de Dios y el templo del Espíritu Santo. Es un medio que Dios utiliza para impartir su gracia y extender su reino sobre la tierra.
Jesús va a regresar un día. Aquellos que estén en el reino de Dios resucitarán de entre los muertos y tendrán vida eterna, mas aquellos que rechacen la gracia de Dios permanecerán separados de Él.
A su regreso, la creación alcanzará su plenitud total. La tierra será restaurada y se convertirá en la casa de Dios; el lugar donde viviremos en perfecta comunión con Dios y con el resto de la creación.
Nuestra esperanza está puesta en la vida, muerte, y resurrección de Jesucristo.